robot Eva

Eva es una estupenda película de Kike Maíllo a la que quizá le sobra un punto de tragedia.

El robot Max del minuto 15-17,30, además de ser una excepcional interpretación de Lluis Homar, es un modelo de robot casero “todo en uno” difícilmente superable. minuto 15,45: Le dice el robot al protagonista:

“Este es su momento de ocio. ¿Qúe hace en su momento de ocio?”.

Trabajo”, responde el protagonista.

Robot: “En mi diccionario trabajo y ocio son antónimos. Habrá que solucionar eso. ¿Un café? Un café y un paseo será lo mejor. Hace un tiempo precioso para pasear”,

y le ofrece el abrigo abierto para que se vaya a dar un paseo.

Vamos”, le dice el protagonista al gato robótico, “que aquí estorbamos”.