pueblos de la periferia

Los pueblos de la periferia


Quizá te guste el monte. O no.


Tiene sus más-menos, pero yo lo recomiendo. Aunque con precaución. Pre-caución, caución previa, cuidado de antemano, preparación para algún imprevisto.


¿Te irías a Bengala sin conocer al tigre? Pues eso. Pregunta lo básico sobre los riesgos del tigre, y lánzate a la aventura. Conocerás Bengala, el tigre, la tierra que pisan, las aguas que beben, la madera que queman, y además podrás comprar la crema.


¿Te irías al monte sin conocer sus riesgos? Si quieres conocer el monte, nuestro poquito de monte, éste es tu sitio.


Los pueblos de la periferia.

a modo de perfil


En el origen de pueblos y ciudades están los hombres y mujeres de las montañas. Han ido enviando sus hijos e hijas a la “corte” y se han despoblado, aunque no anulado.

El ciclo del agua ascendente desde las brumas matinales hasta confundirse con las nubes que terminarán descargando en agua y nieve, tiene en el monte el aliado natural que la va filtrando lenta, calmadamente, hasta los acuíferos desde donde surgirá en forma de fuentes y regatos que alimentan los cursos del río.

El hombre de la palloza, aunque ya no existe, sigue marcando el fantasmático inconsciente que permite recordar la importancia de controlar el cauce de agua cercano al núcleo de la vivienda y la recogida de leña del monte que permita mantener el fuego y la buena temperatura de la palloza para pasar la noche.

Los pueblos de la periferia de la civilización conservan los usos y costumbres, prácticas artesanas y gastronomía campesina más auténticas y cercanas al origen de los tiempos.

El uso de hierbas medicinales llegó desde China, donde el príncipe Shenong hace 6.000 años detectó la virtud del te como antídoto para hasta 70 venenos. Cómo llegó a Galicia (o si fue Galicia la que inspiró al príncipe Shenong) es un misterio de la historia que no tiene visos de ser resuelto prontamente.

En el entorno del monte podemos rastrear, hasta donde permite la historia, la evolución de las formas de vida de sus habitantes contemplando los edificios que perviven, los enclaves arqueológicos descubiertos, y las modificaciones del terreno que permiten deducir cómo lo emplearon los autóctonos.

Si quieres mantenerte informado/a de las actividades y/o formar parte activa del proyecto, apúntate aquí.


Los pueblos de la periferia

Conocerlos: cuántos y cuáles

valdeorras paso a paso

Periferias hay muchas. Esta web se centra en una parte de la periferia de los montes gallegos.

Entre los Ancares lucense y berciano y La Cabrera leonesa, corre el río Sil atravesando El Bierzo y Valdeorras hasta su aporte al Miño en Ourense. Las periferias que define por su margen derecha e izquierda son las que nos ocupan.

  • Los pueblos de la periferia derecha del Sil en Vilamartín de Valdeorras
    • Portela,
    • Baxeles,
    • Córgomo,
    • San vicente de Leira,
    • Robledo,
    • Cernego
  • Los pueblos de la periferia izquierda del Sil en Vilamartín de Valdeorras
    • Correxais
Los pueblos de la periferia valdeorresa
Los pueblos de la periferia derecha del Sil: Robledo, San Vicente, Baxeles-Córgomo, Portela, Vilarrica, Xagoaza, Forcadela. En los cursos del Leira, Farelos, Mariñán, Mariñamansa y Cigüeño.

Imagen tomada de “El turismo rural y su necesaria internetización”, revista ACTA. Los pueblos de la periferia son como los alvéolos pulmonares que llevan a cabo la transferencia de oxígeno del aire a la sangre y recogida del CO2 que resta.

Los pueblos de la periferia derecha del Sil, de los caudales de los ríos Leira, Farelos y Mariñán: Robledo, San Vicente, Baxeles-Córgomo, Portela, Vilarrica, Xagoaza, Forcadela.

Se accede por el recién inaugurado “Camino de Invierno”, el ramal del Camino de Santiago francés que tomaban los peregrinos cuando el paso de Pedrafita estaba congelado. Un trazado que coincide con la Via Nova romana, que unía Braga con Astorga.

Los pueblos de la periferia.

actividades

objetivo: cuidado do monte.

Actividades. Cuida do monte. É orixinal.

El cuidado del monte es la principal actividad de los pueblos de la periferia. Como guardianes del monte, controlan su avance y recogen sus productos. Están abiertos a ser visitados, aunque no están preparados para visitas masivas de autobús. Si quieres acercarte te podemos facilitar el contacto con algún/a cicerone que te indique cómo llegar a los puntos de interés:

visitas
Si quieres acercarte a conocer de cerca los tesoros ocultos en el monte, recuerda que al monte no le gusta el papel ni los plásticos ni las latas de cerveza, por lo que deberás proveerte de una bolsa en la que depositar desperdicios.

Si quieres mantenerte informado/a, apúntate aquí.

Los pueblos de la periferia.

tienda

Conocer los pueblos de la periferia permite comprar productos artesanos, disfrutar de la cocina originaria, o acceder a hierbas medicinales no cultivadas:

-vino artesano
-aguardientes y licores
-hierbas medicinales
-cocina campesina

Aunque de la máxima confianza, estos productos no son de libre distribución, por lo que para acceder a ellos has de hacerte socio del club “La tienda del pueblo”.

Más que una tienda es un punto de reunión donde establecer, como en las ferias de ganado, el contacto entre quien tiene algo que ofrecer y quien lo pueda desear: productos, servicios, banco de tiempo, mercado de trueque. Una forma de economía colaborativa.
Así como contactar con servicios:
-taxi
-hoteles
-servicios profesionales
-rutas de turismo rural, cultural, enológico, geográfico…
-talleres de artesanía

Apuntarse al club aquí

todo ésto te ofrece:

Pueblos de la Periferia

A cambio te pide:

interés, atención, cuidado.

2 respuestas a «pueblos de la periferia»