Categorías
Categorías

Soledad

Creo que pienso, pero en realidad pienso que creo.

I may make you feel but I can’t make you think.

Puedo hacerte sentir pero no puedo hacerte pensar.

«Thick as a Brick», Jethro Tull.

Dos ámbitos mentales quizá poco analizados: la ciencia y la creencia, la razón y el sentimiento. ¿Y si el sentimiento fuese inefable por definición? ¿Y si todo lo que pensamos que sentimos sólo fuese un constructo lingüístico fruto de una búsqueda imposible?

No sé. No es fácil saber. La soledad ¿es un concepto o un sentimiento? En cualquier caso, tiene aspectos positivos cuando es un soledad buscada, y aspectos negativos, muy negativos, cuando es sobrevenida. Impuesta por algo o alguien, o presente por asalto cuando menos se la espera, pero sobrevenida siempre.

Dado que estamos abocados a enfrentarla (después de todo nacemos, comemos y morimos sólos, nadie lo puede hacer por nosotros) conviene trabajársela mínimamente por ir descubriendo los recursos propios con los que contamos para enfrentar un hecho que vivimos como maligno por mucho que racionalmente nos convenzamos de que es inevitable.

En el cuento “cómo pensar bien sin ser un biempensante” intento aportar recursos para enfrentarla.

Entre ciencia y creencia sólo hay una letra de distancia.