Categorías
8 literatura

gracias, Anna

Compuse este comentario tras leer «Valle inquietante» de Anna Wiener en editorial Asteroide.

Es, entre otras virtudes, un alegato antipatriarcal en la cuna de la tecnología.

Wellcome! (Bienvenido/a) rezaba el Mac en 1984 al arrancar. Detalle cálido en el paisaje griz azulado de la tecnología IBM de la época, que quizá le valió a Apple más aceptación que toda la potencia de la informática gráfica de fácil uso.

Gracias por tu atención, reza hoy la despedida del libro de la editorial Asteroide “Valle inquietante”, de Anna Wiener, sobre las miserias humanas de Silicon Valley, la cuna de la digitalización.

Gran detalle que invita a devolver el cumplido: gracias por agradecerme la atención, ese bien preciado (la atención) que ahí fuera andan bramando por atraer: compra!, gasta!, come!, bebe!, consume! líkeme! (“Internet era un aullido colectivo, un lugar en el que todo el mundo podía demostrar que importaba”. página 211)

Gracias a la editorial por el detalle. Y gracias a Anna Wiener por dedicar su tiempo a desvelarnos cómo son las tripas del mundillo que, nos guste o no, nos va a ir colonizando paulatinamente.

El responsable de la colonización va a ser el aifón del santo Jobs (dudo que muchos lo pongan ya en duda a estas alturas). Aunque podremos corregir el rumbo en base al conocimiento y la toma de conciencia de la gravedad del asunto. Y este libro es un magnífico ejemplo. No podemos evitar que nos colonizen, pero sí aguzar el sentido crítico para evitar que los daños colaterales lleguen más allá de lo estrictamente necesario.

Nos cuenta Anna su inmersión en el entorno tecnológico, viniendo del entorno editorial, y va desgranando los múltiples aspectos que le llaman la atención

(“Me parecía estresante cultivar una imagen pública o una estética personal; era como esa mentalidad que lleva a una persona a preocuparse por si la luz es lo bastante cinematográfica cuando está follando”. página 93).

Siempre con un espíritu crítico sin estridencias

(“El título (“responsable de éxito del cliente”) resultaba tan cursi y tan extrañamente afectado y embebido de seudosinceridad que no me atrevía a decirlo en voz alta”. página 162.)

Alertando de los peligros

(“Yo y mi identidad de usuario a solas, pasando el rato juntos, haciendo clic… Pasaba así el tiempo, de forma inevitable y olvidable”. páginas 214.)

Cientos de citas se podrían extractar.

Viene a complementar muy bien el ambiente vivido en la serie “Silicon Valley”, que ya en su día nos introdujo en las estravagancias de los nuevos digimillonarios. Pero desde una óptica más de calle, más humana, sin el contrapunto de comedia que tiene la serie y que puede banalizar el tema.

Un título que responde al llamado de la editorial en su web, que declara perseguir un catálogo “que ilumine al lector de nuestro tiempo” (confío en que a la lectora también:-) en un meritorio esfuerzo por seguir los postulados ilustrados.

Lo dicho, gracias Anna, gracias Asteroide. A mí también EL PATRIARCADO ME DA PATRI-ARCADAS.

Si me quieres escribir
ya sabes mi paradero
en el frente de Gandesa
primera linea de fuego.
adelgado@acta.es
15-8-2021

Una respuesta a «gracias, Anna»

Los comentarios están cerrados.